viernes, 1 de junio de 2012

ESTADO Y MERCADO NECESARIOS PARA EL DESARROLLO


Una vez más sostengo lo que muchos saben pero que pocos hacen caso: la necesidad de buscar y aceptar la complementariedad de intuiciones que por necedad se les pretende aislar y luego hacerlas opuestas. Tal es el caso del Mercado y el Estado. Algunos consideran válido plantear el purismo de una economía capitalista de libre mercado sin presencia ni participación del Estado, aunque esto no correponda a la realidad,  en términos de necesidad y conveniencia, para el buen funcionamiento del mercado, toda vez que los agentes económicos no tienen igual nivel de información ni capacidad de decisión.

De otro lado, la historia económica nos faculta hablar de la “plasticidad de los sistemas” que por muchos años algunos pretendieron que no podían coexistir y por ello negaron que en una economía de mercado pudiese existir un sistema de planificación.

Se trata de mejorar la asignación de los recursos existentes en términos de eficiencia social, esto es, eficacia y equidad.

Es bueno que recordemos que si queremos que se registre una verdadera afluencia de inversiones a nuestro país debe existir una gran seguridad jurídica (Poder Judicial), una gran estabilidad política (Poder Político o Ejecutivo) y permanencia y predictibilidad legal (Poder Legislativo.

Los extremistas defensores de un capitalismo a ultranza son tan marcadamente ideologizados como lo fueron quienes pretendieron un Estado sin mercado para lograr el desarrollo de los pueblos. Los fundamentalistas existen aunque sus opiniones y decisiones no correspondan a la realidad ni convengan a la sociedad.

El desarrollo humano sostenible y sustentable no reniega ni del mercado ni del Estado, necesita y acepta a ambos, diferentes pero mejor asignación de recursos para la satisfacción de los consumidores y el beneficio de los productores.

Se requiere decencia, eficiencia y transparencia para la mejor distribución y redistribución de los mismos a través del tiempo y las cambiantes condiciones de la sociedad.

No hay comentarios: