viernes, 11 de mayo de 2012

BOLETÍN “EL INDIO”

UN AÑOS MÁS, 41 AVO ANIVERSARIO DE VILLA EL SALVADOR

“Haciendo un recuento de lo caminado y qué hacer”
Walter Montañez Vargas Abril 2012/ Nº164


Juan Velazco Alvarado diseñando a Villa El Salvador

Como todos los años, al acercarse la fecha del aniversario, recordamos como se gestó Villa El Salvador. En esto, debemos de tener en cuenta, jugó un papel muy importante los primeros pobladores y/o dirigentes (nuestros padres y/o abuelos). Ellos, arriesgaron su vida para tener un pedazo de terreno y así poder cobijar a sus hijos (1). Hoy, los fundadores, poco a poco, por los años a cuestas, nos vienen dejando, por el cual, a los que se fueron y a los que todavía nos acompañan le rindo un cálido homenaje.

Por tanto, sigamos laborando, en el espacio que nos encontramos, en hacer realidad el sueño de nuestros padres, de tener una ”ciudad justa y solidaria”. En ese propósito, es necesario hacer un recuento de lo caminado para mejorar nuestro accionar en nuestra comunidad.
.
La CUAVES


Villa El Salvador se fundó el 11 mayo 1971.En un principio fue gobernado por la otrora poderosa organización comunal CUAVES, hoy, muy venida a menos. Para encaminarse en el proyecto comunal autogestionario, los vecinos, primeramente, se organizaron formando la Cooperativa Integral Comunal Autogestionario (CICA), luego, en la asamblea de secretarios generales, Nov. 1973, constituyen la CUAVES (Comunidad Urbana Autogestionaria de Villa El Salvador). En aquellos años, la participación de los vecinos tenía un rol protagónico en la construcción de un modelo de ciudad. A eso, lo podemos llamar poder popular o vecinal. A través de la autogestión y autogobierno, los dirigentes, de ese entonces, querían poner los cimientos de una nueva forma de organización social: sociedad solidaria y humanista. Esa intención iba a contracorriente con la sociedad capitalista imperante (sociedad basada en los marcos del individualismo). El proyecto de los dirigentes fue apoyado por el gobierno militar de Juan Velazco Alvarado como “Plan piloto”. Sin embargo, el gobierno Morales Bermúdez (quien desplazó a Velazco, en el año 1975) no lo avaló, por lo cual, persiguió, deportó y encarceló a varios de los dirigentes de la CUAVES.

En la organización comunal se sucedieron dirigentes tras dirigentes. Uno con más merito que otros. Pero, desde la aparición la municipalidad, estos, poco a poco, iba perdiendo protagonismo, por ello la CUAVES es un remedo de lo que fue antes. Ahora, la organización comunal no tiene un rumbo, ni cuenta con una VISIÓN de CAMBIO, se viene andando de tumbo en tumbo. Todo ello, por falta de propuesta y liderazgo, carencia que venimos arrastrando desde varias décadas. Con el animo de reactivar la CUAVES, desde la bases, la Coordinadora Sectorial 1, aprovechando el momento coyuntural, por el aumento de los intereses de las deudas tributarias, promovió una marcha de protesta, junio 2011, a la municipalidad.

Esta movilización fue acompañada por otras organizaciones vecinales. Ellas, tenían también sus propios reclamos. Por el cual, se constituyó un “Comité de Lucha”. El ex alcalde Santiago Mozo, al que sus opositores le llamaban autoritario, déspota, no tuvo ninguna inconveniencia de recibir a los marchantes (lo que hoy no hace Guido Iñigo), con ellos se conformó una “Comisión Técnica-Mixta” para darle solución a la plataforma presentada por los vecinos. Comisión que finalmente no se constituyó, por el desinterés de algunas dirigentes de las organizaciones vecinales, por esa razón, el petitorio presentado por el Comité de Lucha quedó en nada. Si se hubiera dado lo contrario, seguramente hubiera influenciado en el ánimo de los dirigentes de ponerle más fuerza en la reestructuración de la CUAVES. Se perdió una gran oportunidad de no aprovechar la coyuntura que se presentaba, todo por problema de liderazgo.

Villa El Salvador requiere de un espacio territorial (una organización vecinal) donde los vecinos puedan discutir los asuntos públicos del distrito y que, a la vez, sirva de contrapeso a la gestión municipal. La CUAVES, como organización vecinal, cumplía ese papel, mal que bien, hasta los inicios de la década del 90. Para revertir esta situación, el año pasado, se constituyó la Comisión Reorganizadora (de otras tantas), agosto 2011. Su objetivo, como su mismo nombre lo indica, reorganizadora, era cambiar la estructura de la CUAVES, pero eso no sucedió, salvo, que esta comisión solamente promovió, el 31 de agosto, la elección del COELCE (que lo preside Roel Valenzuela). Roel quiere elegir a los nuevos dirigentes de la CUAVES (no se sabe la fecha), con un estatuto desfasado (1993). En ese aspecto, la organización vecinal seguirá en más de lo mismo. Nada va cambiar.

LA MUNICIPALIDAD.


En el año 1981, el Secretario General de la CUAVES, Leopoldo Rubio, elevó un memorial al presidente de la República, Fernando Belaunde Terry, solicitando la constitución del distrito de Villa El Salvador. Este ejecutivo despachaba en el local de la CUAVES y administraba los bienes comunales. De la misma manera, en la otra CUAVES (que despachaba en un grupo residencial), presidida por el Consejo Ejecutivo Transitorio, Julio Calle Herrera, en julio de 1982, se conformó la Comisión encargada de gestionar la distritalización de Villa El Salvador. Esta comisión fue presidida por Michel Azcueta.

Las gestiones de ambas CUAVES (también en ese tiempo había división) dio resultado: El 31 de mayo de 1983, mediante la Ley 23605, se crea el distrito de Villa El Salvador. Ley que promulgó el Arq. Fernando Belaunde Terry. Debemos mencionar, hasta ese entonces pertenecíamos jurisdiccionalmente a la municipalidad de Villa María. Como vemos, en la distritalización de VES, jugo papel importante la organización comunal CUAVES.
Siendo distrito Villa El Salvador, se llama a elecciones municipales, noviembre de 1983, en ella gana Michel Azcueta con las lista de “Izquierda Unida (IU)”. Michel juramentó el 1 de enero de 1984 y promulgó el Decreto de Alcaldía Nº 001, “LEY COMUNAL ES LEY MUNICIPAL”. Esa norma garantiza un gobierno municipal participativo (cogestión). Luego, este decreto, las otras gestiones municipales que vinieron (entre ellos Michel, que fue reelecto) lo pusieron bajo 7 llaves. Las autoridades municipales temieron la participación del pueblo organizado como el diablo a la cruz. Desde ese entonces, los alcaldes tuvieron una gestión municipal autoritaria, bajo el lema “Tú opinas, pero yo decido”.

Llegamos al 2010, en las elecciones municipales, de ese año, ganó Santiago Mozo contra todo pronóstico. Quedando fuera de carrera los superfavoritos: Michel Azcueta y Jaime Zea. Posteriormente, en Dic. del 2011, fue desbancado de Alcalde por el JNE. El cual, fue promovido, básicamente, por sus propios regidores (Perú Posible), Estos regidores, después de garantizar su elección como autoridad política, removieron la deuda que tenía Mozo con la SUNAT (por la que fue sentenciado en el Poder Judicial, en agosto 2008) para que el JNE declare su vacancia.

Podemos decir, entonces, que se hizo efectivo el proverbio: “Cría cuervos y te sacaran los ojos”. En reemplazo de Mozo, el JNE, el 27 de Dic. Del 2011, proclamó como Alcalde a Guido Iñigo, mozuelo que no tenia ninguna experiencia política. Los regidores que apoyaron la vacancia de Mozo, fueron premiados por Guido, ellos tuvieron la presidencia en las diferentes “Comisiones de Regidores”. Hasta el regidor Cesar Lerzundi (Fuerza Social), a pesar que estaba denunciado en el Poder Judicial por presunto acto de corrupción en el Parque Zonal de SERPAR, adscrito a Villa el Salvador, fue premiado, con el aval de la mayoría de los regidores, con la presidencia en la “Comisión de Renta y Fiscalización”. Bien dice el dicho “Otorongo no come otorongo”.

Guido Iñigo, en su presentación pública, el 3 de febrero, habló largamente (bla, bla, bla...) sobre los presuntos actos de corrupción de Santiago Mozo y de Jaime Zea, pero, hasta ahora, contra ellos, no presentó pruebas incriminatorias para que sean denunciados al Poder Judicial. Es más, ni siquiera se constituyó una “Comisión de Regidores” que pudiera investigar a dichas gestiones. Él está actuando como Jaime Zea, que había prometido, en su gestión municipal, con bombos y platillos, investigar la gestión de Martin Pumar de los posibles actos dolosos, pero, al final fue “borrón y cuenta nueva”. Sobre aquello, los regidores que levantaron la bandera de la “dignidad”, la lucha contra la “corrupción”, contra Mozo, hoy, callan en todos los idiomas.

Debemos decir, el bloque de regidores, donde están los regidores de AAP (Rafael Cumpén, Ángel Ríos), FS (Cesar Lerzundi) y de Perú Posible (PP), que apoyan la gestión autoritaria del Alcalde se comienza a resquebrajar. Vemos, que el regidor Walter Quispe (PP), quien se la jugó todo por la salida de Mozo para que Guido sea Alcalde. Ahora, está en la oposición. Conforme pasa el tiempo, este bloque, pegado con “saliva”, pronto se va romper en mil pedazos, pues, lo que los une no es un proyecto político, ni una plataforma programática, sino intereses personales. Ellos tienen su propio juego político, con candidato propio para el 2014 (elecciones municipales). En ese aspecto, dentro poco le colocarán zancadillas a Guido para que su gestión quede mal parada. Debemos de tener en cuenta, los regidores Rafael y Angel (Miguelito) salieron con la lista de Michel Azcueta y Lerzundi con Susana Villarán.

A falta de un contrapeso social, nuestras autoridades municipales vienen gobernando autoritariamente. Eso, está ya generando descontó en los vecinos, tal es así, el 28 de marzo hubo la marcha de la organización del Vaso de Leche (2) en protesta porque no hubo transparencia en la firma del convenio de la municipalidad con el Banco de Comercio, y el 1 de abril, los grupos culturales y artístico, realizaron la marcha por la “Cultura Viva Comunitaria”, por el recorte drástico del irrisorio presupuesto a la promoción de la Cultura y el Arte (del 2 % al 0.67%) que quiere hacer el Alcalde con el apoyo del CCL (Consejo de Coordinación Local). A Guido más le interesa el cemento que el desarrollo de la persona. La promoción de la Cultura y el Arte, en los jóvenes, contribuirían en la disminución de la violencia social que viene agobiando a los vecinos. Por otros problemas, se vienen más protestas de las organizaciones vecinales de VES (3).

Viendo así, el panorama, la ingobernabilidad en nuestra localidad se va agudizar. Nuestro Alcalde gestiona la ciudad sin Visión de Futuro, ni siquiera toma en cuenta el Plan Municipal al 2021 para el desarrollo económico y social de la localidad. Plan que debe reformularse con la participación directa de los vecinos. Esta situación, obliga a las organizaciones sociales y políticas de promover una “Asamblea Popular Distrital”, donde surja un acuerdo programático. De ella, debe salir el “Frente Amplio”. Hay que tener en cuenta “Sin organización todo es ilusión”. Con los actores sociales, culturales, políticos y otros de la localidad, se debe proponer a la municipalidad la constitución de una “Mesa de Concertación”. El dialogo es importante si se quiere alcanzar objetivos comunes para todos. De este espacio debe surgir un “Pacto Político y Social” a fin de construir un modelo de ciudad y desarrollo para las siguientes décadas. Por tanto, sin concertación, no habrá gobernabilidad, ni desarrollo en nuestro distrito. No existe otro camino. Lo otro, como nos tienen acostumbrados nuestros políticos tradicionales locales (algunos demasiados trajinados), es simplemente demagogia barata. Entonces, el desafío está planteado.

Anexo:

(1). Alrededor de 200 familias, contraviniendo el orden legal, invaden, por la fuerza, el 27 de abril de 1971, un pequeño terreno de Pamplona (distrito de San Juan de Miraflores). En ella, murió el vecino Edilberto Ramos y hubo varios heridos de bala. Luego, los invasores, son trasladados, el 11 de mayo, por el gobierno Juan Velazco Alvarado, hacia los arenales de la Tablada de Lurín (Villa María del Triunfo). En ese lugar nace el pueblo de Villa El Salvador.

(2). La organización Distrital del Comité de Vaso de Leche, presidida por la Sra. Silvia Pareja, el 7 de mayo del presente año, solicitó la intervención de la Contraloría General de la República a la Municipalidad para que vea el caso del convenio con el Banco de Comercio.

(3). El Alcalde Guido Iñigo, según documentos mostrados por el regidor José Díaz, comentado por el periodista Alexis Chevez, quiere que una empresa privada (tercerización) cobre coactivamente las deudas tributarias en Villa El Salvador. El contrato sería por un año. Por el servicio, la empresa le correspondería el 30% de lo cobrado. El monto proyectado que debe cobrar a los vecinos es de 20 millones de soles, por el cual, la empresa percibiría 6 millones de soles. Esto necesariamente va traer una reacción de los vecinos, pues, si no tienen dinero para pagar sus deudas tributarias le embargarían sus bienes. El Alcalde en vez de dialogar con los contribuyentes (y llegar a un acuerdo), emplea la mano dura. Por este asunto, seguramente los vecinos harán llegar su voz de protesta

No hay comentarios: