viernes, 27 de abril de 2012

¿Muerdago contra el cáncer?

De no ser por la Homeopatía, esta planta, tan famosa en la antigüedad, estaría hoy relegada casi al olvido. Pero estudios recientes, sugieren que el muérdago sería una buena alternativa para ciertos tipos de cáncer...

Autor: Luis H. Steinberg

La Fitoterapia cita excelentes resultados en diversas enfermedades nerviosas como la epilepsia y convulsiones en general, siempre bajo la forma de tisanas.

Este curioso vegetal, que crece sólo como un parásito en varios árboles, como el manzano y la encina, era una planta mística en diversas religiones antiguas, sobre todo en la de los Druidas celtas.

Sus sacerdotes cortaban el Muérdago en ciertas estaciones del año, con ceremonias secretas, utilizando una daga de oro especialmente consagrada.

El nombre de esta planta, en alemán, significa “todo lo cura”.

Plinio, el historiador y naturalista romano, la comparaba a la “Rama de Oro” de la Eneida de Virgilio, haciendo referencia a su corte con una daga de oro.

Los Druidas celtas, decían que esta planta parásita simbolizaba el sacrificio divino, el descenso del Espíritu a la Materia.

La Homeopatía redescubrió sus propiedades curativas utilizándola con frecuencia y éxito en ciertos tipos de cánceres rebeldes.

Otros usos homeopáticos incluyen trastornos nerviosos, cardíacos y circulatorios que se acompañan de reumatismos. Las metrorragias, las inflamaciones ováricas y la epilepsia son patologías de elección para esta poderosa medicación.

En una publicación alemana, la Dtsch. Med. Wochenschr. (Nov. de 1999), se reporta un interesantísimo caso tratado en la Lukas Onkologische Clinik de Arlesheim.

No hay comentarios: