lunes, 30 de abril de 2012

FORMACION POLÍTICA POPULAR

VOTO CIUDADANO

Carlos A. La Rosa Lama

¿ Por qué votar?  ¿Para qué votar?

Cuántas veces nos hemos hecho estas preguntas, sobretodo en los últimos tiempos!

Esto debido a las desilusiones y frustraciones por los resultados de las elecciones en las que hemos participado y dado nuestro voto en la esperanza que se harán realidad las promesas de los candidatos, sean o no por los que teníamos confianza o eran de nuestras agrupaciones o partidos políticos. Muchas veces se ha registrado una significativa cantidad de votos en blanco, viciados o simplemente ausencia considerable de votantes.

Lo hemos considerado poco significativo y hemos votado más que por cualquier otra causa, para no tener que pagar la multa por no votar, "porque los candidatos gobiernan más que nada de ACUERDO A LOS DICTADOS DE LOS PODERES FÁCTICOS O REALES", SIN TOMAR EN CUENTA EL RESPALDO POPULAR.( podría tenerse en cuenta el comportamiento del presidente Humala, como muy representativo y reciente ).

Pero, votar ha sido algo grande y significativo en la vida política y cívica de los ciudadanos del Perú, aunque, lógicamente, tenemos que destacar que en los primeros años de la república no todos los peruanos votaban, incluyendo los esclavos y las mujeres. El voto ha sido una conquista popular. Ha sido clave en algunos procesos que han significado un cambio en la historia de nuestra nación. Baste recordar la elección de 1872 con el triunfo de Pardo, la elección de  1945 con el triunfo de Bustamante y Rivero, esperanza de una democracia que se frustró, la de 1980 con el retorno a la presidencia de la república de Fernando Belaúnde Terry, luego de los 12 años del último gobierno de las FF AA, y finalmente la de 2001, elección de Toledo que fue la prolongación decente del gobierno democrático de Paniagua, luego de la renuncia de Fujimori.

Cada proceso electoral ha sido distinto a los otros, representando la fuerza real de los grupos en disputa, ussando no ncesariamente argumentos y estrategias decentes y legales, sino que bien recurrieron a armas vedadas, incluida la repartición de pisco y butifarras hasta el apresamiento de candidato opositor( elección de Odría frente al opositor "retirado" Montagne).

Estemos o no de acuerdo con la esencia y las formas múltiples de elecciones populares, no podemos reconocer una democracia sin elecciones, salvo que recusemos la democracia y planteemos y decidamos vivir en dictadura, aunque en le caso del decenio 12990-2000 hubo una apariencia de democracia, con muchos seguidores , de buena gana o por inducción populista o temor existencial.



No hay comentarios: