sábado, 14 de abril de 2012

FORMACIÓN POLÍTICA POPULAR


Carlos A. La Rosa Lama

Existen actualmente en el Perú varias organizaciones conocidas como Partidos, con diverso nivel de significación social y especialmente política. Algunos afirman que algunas de estas organizaciones no merecen llamarse siquiera Partidos, porque no guardan correspondencia con la esencia de la naturaleza,  estructura y comportamiento de estos. Bien podríamos decir que el desborde popular, del que nos habla Matos Mar, ha afectado la vigencia no solo de Estado sino también de los partidos políticos. Por lo tanto es conveniente que al interior de nuestro Partido nos planteemos la relación entre pueblo y política, ahora que nos encontramos en una fase de crecimiento económico camino a lo que algunos consideran como destino inmediato el acceso al grupo de países no solo emergentes sino ya desarrollados.

Hay que reconocer que en esta euforia de crecimiento económico, con mayores beneficios para unos que para otros, los que mas hacen acopio de estos pretenden vender la "peregrina" idea que la ideología y la política son inconvenientes  e incluso opuestos al crecimiento económico, idea que es ofrecida al pueblo, so pretexto de velar por su tranquilidad y bienestar. 

Esto a nuestro entender significa una falacia y uso abusivo de su condición privilegiada respecto a la capacidad de información y difusión. Pero, el pueblo, mayoritariamente, viene tomando o, mejor dicho, retomando conciencia de la necesidad de actuar políticamente, en política, dejando de lado las angustias, consecuencia de los años de terrorismo vividos hace poco  y la gravísima situación económica acrecentada por mas de un gobierno que habiendo llegado legítimamente  por la elección popular devinieron en ilegítimos por su comportamiento contrario a los intereses populares y nacionales.

El debilitamiento de la relación entre gobernantes y gobernados que ha crecido en los tiempos recientes ha puesto de manifiesto la debilidad de las bases que dan sustento a las autoridades de nuestra nación, independientemente que hayan sido elegidas,” reelegidas" o "re-reelegidas". Y más que eso pone en evidencia el cansancio o hasta el agotamiento del gobierno y el régimen político que el Perú ha asumido histórica y constitucionalmente, aunque mas de una vez, no hemos respetado, esto es, la democracia representativa o mas propiamente una republica democrática y representativa.

No hay comentarios: