lunes, 2 de abril de 2012

democracia emprendedora


LOS EMPRENDEDORES, EL ESTADO Y LA DEMOCRACIA EMPRENDEDORA
Raúl Venero
La Transición de la sociedad peruana ha producido a los Emprendedores, la transformación progresiva y contradictoria del Estado y se dirige hacia  el GRAN CAMBIO CON LA DEMOCRACIA EMPRENDEDORA. 







[Desde los años 50 en la sociedad peruana se incio un periodo largo de TRANSCIÓN, produciéndose profundos cambios estructurales por el “desborde popular”,por las transformaciones del Estado y por los canales de participacionismo, comunitarismo, cooperativismo y la informalidad emprendedora, combinados ahora con las características del liberalismo excluyente, en plena etapa histórica de la Globalización. ]


LOS EMPRENDEDORES, EL ESTADO Y
LA DEMOCRACIA EMPRENDEDORA

INTRODUCCIÓN.


1.      El planteamiento actual del problema.

¿Qué y quiénes son los emprendedores?. Cuál es la característica actual del Estado peruano?. ¿Porqué la Democracia Emprendedora?

1.1.- Los emprendedores se caracterizan por sus prácticas sociales tanto en la economía como en la política y su ideología. Tienen un lugar en la estructura de la sociedad y en los procesos de producción[1], de circulación de mercancías  y en la circulación del dinero.

Esto quiere decir que si bien son excluidos[2] de los beneficios del crecimiento no significa que su informalidad los separe del conjunto de las relaciones sociales de la División Social del Trabajo.[3]

Pero si bien tienen un lugar en el movimiento real de la sociedad peruana sin embargo su posición política[4] se distingue en la individualidad histórica (coyuntura o momento político, situación concreta)  de la sociedad peruana.

Lo principal entonces es el lugar que ocupan los emprendedores en el movimiento real de la sociedad peruana. Su pertenecía depende tanto del lugar que ocupa en el movimiento real como predominantemente sus posiciones políticas e ideológicas en cada situación concreta.[5]


1.2.Las características actuales del Estado.                                                                                                                                         

El Estado en el Perú ha sido relacionado siempre con los diferentes sectores de las clases terratenientes y empresariales que gobernaron el Perú.

Hoy el discurso nacionalista no ha podido distinguir el nacionalismo de las clases empresariales que al término de aproximadamente 9 meses de gobierno (Ollanta Humala)  habiendo perdido las elecciones ya están gobernando la economía del Perú.

Lo que hemos observado realmente es que el nacionalismo implica examinar las relaciones del Estado y las clases económica gobernantes. Esto quiere decir  examinar no solo la relación del Estado con los Estados fuertes de la cadena de la Globalización sino también las relaciones del empresariado con el  extranjero ( americano, europeo, asiático..etc.).

En primer lugar el empresariado “nacional” no se limita a ser un capital autóctono sometido a la interpenetración del capital extranjero. En segundo lugar  tampoco se limita a la distinción capital industrial / capital comercial. Tercer, tampoco se limita a distinguirse de lo que se llamó (China) la “burguesía compradora”. Cuarto, tampoco se puede ya considerar que la distinción entre “Gran Capital” o “Capital Monopolista”
y el “mediano capital autóctono” ( nacionalistas consecuentes). En otras palabras el nacionalismo de las clases empresariales en el Perú NO SE MIDE por su referencia  a los criterios del mercado ni solamente por su origen autóctono. Menos aún con las características del “empresariado burocrático” que desde el punto de vista económico, ideológico y político estuvieron siempre adscritos a la “inversión extranjera”. Estamos presenciando en la actualidad que tanto los capitales autóctonos medios como el gran capital exportador están completamente adscritos al capital internacional. Por ello decimos que tales criterios no son suficientes.

Por el contrario se le mide por su AUTONOMÍA y su origen AUTÓCTONO que actúa sobre su propio mercado. Necesitamos un empresariado autóctono sí, autónomo también pero con UNIDAD PROPIA. Este es el caso del EMPRESARIADO EMPRENDEDOR, AUTÓCTONO Y AUTONOMO que prioriza su alianza con el PUEBLO desde su posición en una situación concreta., POR EL GRAN CAMBIO.

En la sociedad peruana el lugar ocupado por el empresariado autóctono ha servido históricamente para desindustrializarnos por un lado; y por el otro lado para facilitar la expansión de las inversiones extranjeras concentradas en los sectores extractivos de exportación predominantemente. Esta dependencia que en realidad es una “alianza” ha producido desarticulación interna pero que tampoco carecen de contradicciones entre lo extranjero y lo  nacional. En realidad en determinadas coyunturas podrían aparecer posiciones discrepantes en algunos aspectos con el capital internacional pero no pasarían de ser simples “desajustes” en el espacio de las alianzas en el poder.

1.2.1.- El Estado y la Nación

En los últimos tiempos hemos observado cómo sectores populares de la población peruana se enfrentan a DOE RUN (Cia Inglesa)  en Cerro de Pasco para evitar su cierre; o ahora último en Cajamarca toda una región aparece luchando contra la “minería salvaje” de los Benavides de la Quintana (Perú) y la NEWMONT (Usa),  (ambas defendiendo los mismos intereses); o simplemente los mineros “ilegales” de Madre de Dios que se enfrentan al Estado y los “informales” que sí ARREGLAN con el Gobierno presente para procesar su FORMALIZACIÓN.

En estas circunstancias el Estado mantiene la Unidad, la cohesión de la sociedad peruana pero a su vez legitimando realmente el conflicto entre varios sectores empresariales[6]. Lo que vemos es una forma nacional de las luchas pero que  son  de esencia internacional. Las coyunturas de los últimos 15 meses han desnudado al Estado peruano enfrentándose a los pueblos como lo señalan las investigaciones de la Defensoría del Pueblo o los observatorios de los conflictos sociales existentes.

Estas características de las relaciones del Estado con la Nación señalan explícitamente que es la forma nacional la que prevalece sobre la penetración extranjera pero que a su vez  en “esencia” es ya una relación internacional. [7]


La sociedad peruana en la actualidad está ampliando y extendiendo las relaciones capitalistas, tal como generalmente se expresa con la frase del “crecimiento del mercado interno”; pero la novedad de la situación actual es su relación estrecha con la inversión extranjera poderosa.

Lo que tenemos que rescatar es que siendo la inversión extranjera poderosa no ha disuelto ni destruido el Estado ni la Nación ni la relación entre el Estado y la Nación.
Lo que observamos es una relación compleja (unidad económica de la formación social, territorial, lingüística, simbólico-ideológica como entidad propia vinculada a la diversidad de naciones precolombinas aún existentes. Pero ello no excluye que en estos últimos 60 años no se hayan producido transformaciones en la Nación, en el Estado
y en las relaciones entre la Nación y el Estado. Transformaciones y/o modificaciones que no han disuelto el Estado Nación de la sociedad Peruana.[8]

Lo que estamos presenciando en el mundo es que LA GLOBALIZACIÓN tiene efectos en la emergencia de territorios regionales  fraccionando sí los tradicionales dominios de los Estados Fuertes del capitalismo mundial. El ejemplo de la descolonización de los años 70,80,90  se ha extendido hasta la emancipación autonómica no solo de Estados Nación sino de verdaderos territorios regionales pujantes ( BRIC). La Globalización sí ha producido transformaciones en las relaciones entre los capitales norteamericanos, europeos, ingleses, etc. Hoy es EEUU por un lado la UE e Inglaterra por el otro como Estados y como Naciones. Pero tampoco se ha producido desarticulaciones al interior de los países capitalistas centrales, menos aun procesos de desintegración. La prueba es que en la última crisis de la zona Euro ni la Unión Europea ha desaparecido, ni Francia se ha desintegrado ni Grecia, el eslabón más débil ha desaparecido como Estado –Nación.

1.2.2. El papel económico del Estado y la internacionalización del Capital.

En los últimos 40 años del capitalismo dominante (USA-EUROPA) la internacionalización del capital ha ido de la mano la  con el intervencionismo Estatal. Esto quiere decir que el DESARROLLO, CRECIMEINTO Y EXPANSIÓN  de las multinacionales tuvo como palanca fundamental al modelo “monopolista de Estado”. Pero además éste modelo se sustentaba en los Estados Nacionales de la periferia del capitalismo central. Se crearon la OCDE, luego la OMC, finalmente la UE pero nunca se disolvieron los Estado ni las naciones.

En concreto los Estados-Nación delegan sus funciones económicas a instituciones supranacionales como EXPRESIÓN POLÍTICA PERO SÍ SON LAS FORMAS Y MODOS COMO SE HAN REALIZADOS LAS TRANSFORMACIONES Y MODIFICACIONES DE LOS ESTADOS.

En América Latina, sucedió exactamente lo mismo: el PACTO ANDINO o ahora UNASUR de ninguna disuelven los Estados ni las naciones latinoamericanas.

Nada de estas modificaciones y funciones económicas delegadas ni aquellas funciones públicas respecto al capital son neutras. Son exactamente la expresión de las nuevas formas de articulación de los capitales nacionales y transnacionales.

ES IMPORTANTE ESTA CONSIDERACIÓN PORQUE EL GRAN CAMBIO NO CONSISTE EN UN SIMPLE CAMBIO DEL PERSONAL POLÍTICO EN EL REGIMEN DE GOBIERNO ENTRANTE por las razones siguientes:
1°   No es el capital transnacional o la inversión extranjera la que se adapta a las reglas
      de juego del Estado Nación que las recibe.
2°  Tampoco es una yuxtaposición de las inversiones extranjeras SOBRE las nacionales.
3°  Sucede precisamente lo contrario. La estructura de la sociedad receptora se REORGANIZA INTERNAMENTE con relación al capital extranjero. Es decir que la inserción de las inversiones en la formación social peruana modifican y transforman la articulación interna de las relaciones de la producción.

1.2.3. El Estado en la reproducción internacional de los Emprendedores.

La función fundamental del Estado es conservar el status quo cualesquiera su tipo y naturaleza. Conservar el status quo significa concierna a la reproducción ampliada del capital pero también en la reproducción de puestos y lugares sociales así como la calificación y/o sujeción  y de la distribución de los agentes sociales en los puestos sociales, a través de la educación principalmente. En nuestro caso todo esto sucede en el marco predominante de los efectos de la GLOBALIZACIÓN. [9]

Resumiendo:

1°.-La expansión del capital transnacional en la época de la GLOBALIZACIÓN al salir de sus límites nacionales, le urge recurrir a los ESTADOS NACIÓN PROPIOS Y TAMBIÉN A LOS ESTADOS NACIÓN RECEPTORES.[10]

2°.-La REPRODUCCIÓN INTERNACIONAL DEL CAPITAL si bien ni destruye ni disuelve los Estados Nación ni las formaciones sociales(sociedades) sin embargo distribuye nuevos roles complejos a los Estados Nacionales, a las formaciones sociales y sus gobiernos bajo reglas de juego nuevas, coyunturales o periódicas
con el fin de sostener el proceso de reproducción global del capital y la conservación del sistema.  

3°.- Es en el seno de las Formas de Régimen donde se “modelan”. “diseñan” y condensan esas modificaciones y/o transformaciones del Estado, de la Formación Social y de sus propias relaciones entre Estado y Nación.


1.3.- La Democracia emprendedora.

El objetivo de la democracia emprendedora es eliminar la pobreza, la exclusión, las desigualdades y la corrupción.
           
            La pobreza, la exclusión, la corrupción y la desigualdad son un monstruo que separa a los pueblos justos de los injustos, es una verdadera guerra silenciosa;   pero  el progreso de la sociedad humana finalmente los liquidará. 

            La historia de nuestros pueblos en los últimos 50 años nos ha demostrado que el único medio para  destruirlos  es el emprendimiento, es decir la democracia emprendedora.

            La democracia formal ha convivido hasta ahora con la pobreza, la exclusión, la corrupción  y las desigualdades; en dos palabras con “ la injusticia”; es decir,  es una democracia injusta.

           Necesitamos una democracia justa. los pueblos queremos justicia por lo tanto luchamos por una democracia justa sin pobres, ni exclusiones, sin  desigualdades ni corrupción valorizada en 7% del PBI (2011).

            En todos los estados con democracias formales existen desigualdades, pobreza y exclusión crónica.

            La mejor prueba es la democracia americana  de demócratas y republicanos. sus guerras internas no solo oprimen a los ciudadanos americanos sino que sus efectos se extienden a los cuatro puntos cardinales de la humanidad. una democracia formal que vive de guerra en guerra en el exterior poniendo y sacando gobernantes sea del patio trasero (honduras) sea por el petróleo árabe. la presencia de un negro en la presidencia del estado americano no ha cambiado nada…las guerras dentro y fuera seguirán siendo el hilo conductor de su sobrevivencia. ayer fue iran, hoy es  libia y mañana una vez reelegido será siria…y de todos siempre saldrá endeudado hasta llegar a explotar!!!!

           Los emprendedores hemos demostrado en la práctica económica, ideológica y política que solo con “nuestras propias manos”  hemos derrotado a la pobreza, la exclusión social  y a la corrupción en nosotros mismos.  basta ya de corrupción, basta ya de impunidad!!!

            En este periodo de transición mundial favorable a la humanidad de los pueblos hemos aprendido que podemos poner fin a la época de las guerras sociales de la democracia formal en la historia de la humanidad. por eso estamos convencidos que el emprendimiento  es  la base de la democracia emprendedora y por lo tanto  del fin de las desigualdades.

            Pero estas miserias humanas producto de la pobreza extrema, la exclusión, la corrupción  y las desigualdades, desde el punto de vista de la humanidad de los hombres y las mujeres es la peor de las torturas y crueles guerras.  esta es la más cruel injusticia que más de 10 millones de seres humanos (perú) sean cruelmente torturados con o sin consentimiento por ignorancia y abandono andino los 365 días del año y sin feriados.

            Lo peor es que detrás del crecimiento en la otra cara de la moneda por el despotismo de los gobiernos de turno o complacencia de otros, cuando no por traiciones  las guerras de las naciones de las democracias formales han devastado la humanidad en el oriente, en arabia, en el áfrica,  en américa central ( Haiti, Honduras, etc) y  América Latina.  

            A los emprendedores les está dada la hora para levantar las banderas de la auto-eficacia personal y  de la auto-eficacia colectiva   como punto de partida para establecer la democracia emprendedora.

            Solo la democracia emprendedora acabará con la pobreza individual y exclusión colectivas. hay que salvar  la humanidad de los pueblos. esta es una bandera justa por la que vale la pena correr las olas del tiempo. basta ya de corrupción! basta ya de impunidad!

            La democracia emprendedora es la bandera de la justicia en el peru actual. es   justa porque es del  98% de los peruanos. esta es la verdadera empresa más elevada y gloriosa para salvar la humanidad de los pueblos del Perú.

            La democracia emprendedora es la democracia de la fase última de esta transición, es como un puente que conduce y nos desembarca en otra época histórica de la felicidad, del consenso, el bien común y la paz social; es decir el final de las guerras de exclusión y las torturas de la pobreza extrema y la desigualdad. en dos palabras : el gran cambio ¡!

            Será la democracia emprendedora la forma de gobierno más perfecta que la democracia formal porque  será una sociedad más humana y la paz social será perdurable para la humanidad de los pueblos del Perú.

            Esta es nuestra visión, nuestra aspiración; es lo que nos separa de quienes han optado por convivir con la pobreza extrema, la exclusión, las desigualdades la corrupción y la impunidad.

            Este es el objetivo de la democracia emprendedora: eliminar la pobreza, la exclusión, las desigualdades y la corrupción.[11]

                                                                                                           




LOS EMPRENDEDORES


Los orígenes de los emprendedores se encuentran en la “masa de individuos” producto del éxodo masivo del campo a la ciudad, individuos concentrados en los espacios urbanos periféricos que viven o sobreviven con empleos “parasitarios”. Aparentemente esta masa de individuos se encontraba al margen de la sociedad formal tanto agraria tradicional por un lado como por el otro industrial y moderna.

En una sociedad como la nuestra abiertamente polarizada la exclusión les permite buscar los espacios y las formas abiertas para  su reproducción. Pero la eficacia de su rol en la historia económica y política nacional dependerá de su visión y misión estratégica en este periodo de transición por el que atraviesa nuestra patria.

En realidad durante este largo proceso de transición de la sociedad peruana esta gran masa de individuos en la ciudad se constituyó como un gran ejército de reserva de mano de obra barata, subempleada, desempleada e informal pero no fuera ni al margen del proceso dialéctico y contradictorio del cambio y proceso complejo de descomposición y reorganización de las formas de producción nuevas desplazando o destruyendo las antiguas en la sociedad peruana.

Esta masa se caracteriza fundamentalmente por ser pequeños propietarios en el campo y en la ciudad, siempre inician en la pequeña producción o simplemente son asalariados no productivos de valor agregado que contribuyen de múltiples formas al ciclo económico de creación de riqueza y/o bienestar a sus familias y a la sociedad. 

Esta masa de individuos migrante situados en las zonas periféricas de las ciudades ocupadas posesionados materialmente de terrenos valorizándolos con la construcción de viviendas y servicios siempre fueron parte de la división social del trabajo, nunca estuvieron fuera de ella pese a la falta de calificación manual e intelectual e inclusive a las características de su analfabetismo  y proceso de castellanización. En realidad estas características empíricas no son más que lo que aparece del movimiento real profundo de la reproducción social ampliada (calificación, ajuste, distribución o repartición) entre los lugares de la división social del trabajo de la sociedad peruana.

Lo que hemos observado es que en este largo proceso de transición llamado “el desborde popular” el desplazamiento de los contingentes de agentes sociales y su transformación contradictoria sea por el trabajo no productivo, el productivo, o por su condición parasitaria se concreta en su ubicación concreta y real como productores, micro y pequeños propietarios, artesanales, comerciantes, de servicios, industriales,  semi-calificados, calificados, profesionales e inclusive intelectuales. Del otro lado queda la gran masa lumpen dedicada a la delincuencia doméstica y criminal en la capital y en las nuevas ciudades, con urbanización inconclusa.

Esta es una nueva alianza de contingentes y agentes sociales urbanizados en proceso transitorio de constitución de pueblo. Su ubicación en la sociedad no es marginal ni intermediaria. Es una base justa de la nueva alianza de sectores sociales cuyo norte y conciencia colectiva común es EL PROGRESO. Su posición consciente de origen no se disuelve en la ciudad ni en la estructura laboral cualquiera sea su sector. Predomina en su consciencia la visión de consolidación del futuro en el territorio nacional, urbano o descentralizado rural como gran alianza proactiva de penetración e incidencia, sumisión y aprendizaje pero también diálogo, concertación y solución. No son más las masas del populismo tradicional, ni las masas de maniobra de las dictaduras civiles y militares o cívico-militares corporativas y reformistas.

Los emprendedores ubicados dentro de la división social de trabajo son el conjunto de actores, en cadena que inciden fuertemente en el proceso de reproducción social de la sociedad peruana cuya especificidad y aporte no es “ conservar el statu-quo” sino muy por el contrario, avanzar con las tecnologías, incidir en los procesos de producción innovando las características de la mano de obra y calificándose también en las tecnologías de punta como son la ingeniería electrónica, la informática, la petroquímica, la física nuclear, las exportaciones no tradicionales y/o los servicios  de salud especializados y los centros de formación superiores universitarios a lo largo del territorio nacional y fuera del país.
En nuestras pequeñas, medianas y grandes ciudades aparecen como  trabajadores de la calle informales, como “asalariados” disminuidos por falta de acceso de los beneficios de la formalidad. Son excluidos de los beneficios de la sociedad  formal y del mercado de capitales.

En el largo periodo de transición la sumisión, abuso y marginación  por factores raciales, de ingreso, de género y cultura obstaculizaban su desarrollo. En la sociedad peruana pasados los 50 años del proceso las evidencias de la incidencia en todos los campos están a la vista.

Hoy  ya se encuentran posesionados, asociados, organizados y con posiciones ideológicas y políticas de PROGRESO conservando  siempre lo fundamental de la necesidad de la nueva alianza (unidos para trabajar) de todos hacia el progreso.

Somos  partes de la reproducción, “juntos pero no revueltos”. La diferencia es su concepción que combina la necesidad de la nueva alianza, el proceso de transición con una actitud  proactiva hacia el futuro y el PROGRESO, a través de todas las formas de trabajo progresivo hacia “el éxito” en el campo de la economía, social, político  de la cultura, el arte  y el deporte.

La virtud de esta nueva alianza, unida para el  Progreso viene desde sus orígenes. Es importante para todos ocupar  un  espacio o lugar dentro de la división social del trabajo. Es importante también diversificar la presencia real en los sectores y territorios. Pero lo más importante es que la concepción  ideológico-política de los emprendedores tenga y logre el mismo impacto en la sociedad peruana del futuro: EL GRAN CAMBIO.

Estas son las razones por el lugar que ocupan en la estructura social, en el proceso de transición como actores  proactivos en los mercados o en las coyunturas políticas, porque  en la polarización de los intereses por un lado  y la crisis de los partidos políticos por el otro, la nueva alianza para el progreso y unidos para trabajar por el Gran Cambio crece en las formas de representación directa a través de los territorios descentralizados  en los Distritos y Provincias con Alcaldes y regidores;  en las Regiones con sus  Presidentes y Consejeros regionales y en el Poder Legislativo con sus Congresistas, también con una bancada en Alianza para el Gran Cambio.

En otras palabras  lo que determina las prácticas de los emprendedores son tanto el lugar que ocupan  en el campo de la economía nacional, como  la ideología, su práctica y posición política en este periodo histórico de transición y en  la coyuntura política nacional.

El futuro de los emprendedores sin embargo está sujeto por un lado a su ubicación y fuerza en el movimiento real de la reproducción social compleja de la sociedad peruana en la era de la globalización y por otro lado también a las formas como va progresando respecto a sectores conservadores y atrasados tecnológicamente en su interior así como a los urgentes procesos de calificación tecnológica sea para el capital productivo, sea para el capital  no productivo, humano o distribuido en el capital de infraestructura, equipamiento, cultura, comercio, exportación, finanzas,  deporte y servicios en general .

Su progreso implica superación del atraso y competitividad en todo terreno. Su futuro está en la gestión del conocimiento, la comunicación interactiva de la sociedad peruana.

En el Perú el lugar y rol que ocupan y juegan las universidades “periféricas” son decisivas para la reproducción intelectual consciente de los emprendedores. Ellas se están convirtiendo en el lugar común de la formación de cuadros profesionales para la gestión de su crecimiento y futuro histórico en  la sociedad peruana. Su contribución es estratégica pero exige de ellas y para los emprendedores elevados niveles de conciencia histórica, filosófica y política así  su contribución será  eficiente y  eficaz en la Nueva Alianza.

El Emprendedor ha encontrado en nuestra sociedad tres canales para su reproducción social:  el canal  de la EDUCACIÓN (escolarización básica y los estudios  especializados  superiores  tecnológicos y universitarios, la especialización  en el campo del saber, de la investigación e innovación,  del saber hacer académico, técnico – científico) ;  el canal del EMPRENDIMIENTO, es decir, el saber emprender; que lo ubica en la ruta del éxito, el bienestar, la prosperidad y el PROGRESO de los pueblos; y, el canal de la ACTITUD EMPRENDEDORA  por  el Progreso de nuestros pueblos. Esta es una tarea de amor por el Perú. 

El Emprendedor es un ACTOR  de Nuevas Alianzas, de Nuevos Liderazgos y su principal contribución en esta fase se encuentra en los gobiernos territoriales, para el  progreso y el GRAN CAMBIO.

Los EMPRENDEDORES  nacimos para gestionar el crecimiento del conocimiento, de la producción, de la tecnología, del comercio, la industria, la agricultura y las exportaciones, de la infraestructura, del equipamiento, de los servicios, pequeños, medianos y grandes…nacimos para Gobernar territorios, conducir su desarrollo y  competitividad en la nueva época de la globalización.



[1] Proceso de producción significa proceso de trabajo, es decir la relación del hombre con la naturaleza bajo formas históricamente determinadas para la producción material. El proceso de trabajo incluye los agentes o trabajadores, los medios de trabajo, su relación con ellos y las relaciones entre los agentes que participan en él (los propietarios y no propietarios y el trabajo productivo que da origen a su producto nuevo de Valor (plus valor).
[2] De lo que se trata es de  distinguir la “exclusión de la distribución de los beneficios del crecimiento”, del lugar que ocupa en la sociedad por  las relaciones que los emprendedores tienen con su objeto y medios de trabajo, sea como propietario, o su posesión y dominio de los medios de trabajo;  sea como productor directo e inmediato, o simplemente como desposeído de medios de trabajo (“ trabajador desnudo”). El emprendedor se diferencia por su trabajo incorporado en su producto realizando trabajo productivo en el que las fuerzas productivas y las relaciones de producción constituyen la UNIDAD DEL PRCESO DE TRABAJO. Este lugar que ocupan los emprendedores lko vemos de manera amplia en el conjunto del movimiento real de la sociedad.
[3] No se trata de una Exclusión del proceso amplio de la reproducción del valor creado por el trabajo productivo de la sociedad. En este lugar se encuentran relaciones como la extracción directa del plus-valor bajo la forma de prestación personal o del pago tributario generalmente en dinero y en algunos pocos casos en especies. En palabras más simples el emprendedor contribuye con su “trabajo incorporado en sus productos” a crear  plus-valor por un lado; pero, NO PARTICIPA  (es excluido) del acaparamiento del plus valor. Se encuentran “ricos y pobres”, asalariados jerarquizados y “desiguales” por la repartición de los ingresos. Es el caso de los jóvenes y las mujeres. Así se encuentran las “desigualdades sociales” específicas y concentradas según las barreras internas de la división social del trabajo, social e inclusive sexual.
[4] Los emprendedores no son un objeto formal abstracto de algún modo de producción. Por el contrario existen materialmente en los lugares efectivos de la reproducción ampliada de la sociedad.
[5] Su lugar en el movimiento de la sociedad induce a sus posiciones políticas e ideológicas de alianzas y compromisos por que inciden en el conjunto de la reproducción ampliada de la sociedad. Las sociedades como la nuestra articulan movimientos contradictorios de disolución/conservación de forma  de producción  por un lado, pero también se mueven en procesos políticos permanentemente inestables.



[6]  No podemos olvidar la existencia del campesinado medio, pequeño parcelario y desposeído migrantes a las ciudades reproduciéndose actualmente bajo formas totalmente inéditas sobre la base de sus ahorros y capital semilla autóctonos o solidaridades provincianas.
Tampoco se puede obviar los intereses del personal burocrático de los diferentes aparatos del Estado, categorías sociales gremialistas o políticas con ciertos privilegios del Estado Nacional.
[7]  Contrariamente a quienes sostienen las tesis de internacionalización y/o mundialización cuyos efectos disolverían los Estados y las naciones.
[8] Por ejemplo la expansión de las inversiones de capitales peruanos fuera del territorio (Chile, Colombia, Ecuador, Argentina, etc). Como tampoco las inversiones extranjeras han “destruido o disuelto” al Estado.
[9] Es evidente así entender porqué no es posible elevar la calidad de la educación  ni establecer la ley del trabajo

[10] La mejor muestra es la Constitución Política Peruana de 1993.
[11] 28 de Agosto del 2011.

No hay comentarios: