miércoles, 14 de marzo de 2012

REFORMA DEL ACUERDO NACIONAL

Carlos A. La Rosa Lama

El Acuerdo Nacional está incompleto. No están varios Partidos, entre ellos la Democracia Cristiana, que son importantes expresiones del pensar y actuar nacional. En cambio, están otras organizaciones que han dejado de tener la importancia que al momento de constituirse tenían o mejor dicho se asumió que tenían. Esto de por si hace ver la necesidad de revisar, reestructura y dinamizar el Acuerdo Nacional.

Es preciso que se revise su naturaleza, funciones y objetivos, así como las estrategias y políticas planteadas y por plantear. Nuestra economía, de acuerdo con las corrientes imperantes en el último decenio, se ha abierto bastante bien, habiéndose aprobado una serie de Tratados de Libre Comercio y Acuerdos de Complementación Económica, se ha reducido los niveles de pobreza y extrema pobreza, se ha mantenido una tendencia del crecimiento económico superior al promedio de la región, pero aun faltan  muchas cosas por hacer y lograr. De allí que el Acuerdo Nacional debe ser revisado, evaluado y probablemente reencauzado en atención a las necesidades existentes para tener una sociedad más justa, con mayor eficiencia y transparencia. Se requiere mantener o aumentar las tasas de crecimiento con mayor equidad e inclusión social, con mejor distribución del ingreso y mejores condiciones de vida. 

Hay que aprovechar que actualmente la mayoría de peruanos opinan sobre la necesidad de llevar a cabo reformas estructurales de segundo nivel, luego de las efectuadas hace dos décadas y que en realidad significaron la aplicación del Acuerdo de Washington, pero que al presente resultan insuficientes y no han llegado del todo al grueso de la población con beneficios tangibles y concretos.

Es necesario pasar de la palabra a la obra, del discurso político a la ejecución técnica de programas y proyectos articulados  con la realidad, con el impulso revolucionario del mejoramiento del capital humano que significa un tratamiento diverso y superior a la educación, la salud y la nutrición especialmente de los niños, aunque ello signifique el sacrificio el clientelismo  con miras  a próximas elecciones locales, regionales o nacionales, impulsar decididamente la inversión pública y privada en ciencia y tecnolgía, llevando la  inversión de los niveles actuales a por lo menos cinco o seis veces más, de tal manera que se ubique por lo menos en el 1%. del PBI, que se mejore dinámicamente la implementación de proyectos de infraestructura como base segura de la expansión de la frontera agrícola , la mejor comercialización de productos, la integración poblacional y la competitividad nacional. 

SEGURAMENTE QUE LA PRESENCIA DE LA DEMOCRACIA CRISTIANA ACERCARÁ A LA REALIDAD ESTOS PLANTEAMIENTOS Y QUE DE SER GOBIERNO LOS HARA REALIDAD.  

No hay comentarios: