domingo, 25 de marzo de 2012

HACIA EL CAMBIO REVOLUCIONARIO


Héctor Cornejo Chávez
DISIMULANDO EL ENGAÑO 

La importancia de este factor se disimula. 

Es disimulado, deli­beradamente a veces, detrás de un hecho engañoso: el que la tasa de crecimiento económico global suele ser, en casos como el del Perú, superior a la tasa del crecimiento demográfico. 

El hecho es globalmente verdadero; mas lo engañoso de ello radica en que, asícomo el crecimiento de la natalidad es más alto en los países po­bres respecto de los ricos, también es más alto en las clases pobres respecto de las clases ricas dentro del propio país subdesarrollado, mientras que ,manteniéndose las actuales estructuras defectuosas de distribución de la riqueza y la renta, la parte que toca a las clases pobres en el aumento económico es siempre inferior a la que toman para sí las clases ricas. 

Debido a esto, si bien la cifra del crecimien­to económico global resulta mayor que la cifra global del crecimien­to de la población, en cambio, cuando se considera que de la cifra total de aumento de la población corresponde la mayor parte a las clases pobres y de la cifra total de crecimiento de la riqueza corres­ponde la mayor parte a las clases ricas, resulta que, en la realidad, ese hecho, aparentemente tranquilizador, se trueca en un índice alar­mante, porque significa que cada día son más ricas las clases ricas (pues son menos personas quienes se reparten la cuota mayor) y más pobres las clases pobres (pues cada vez son más las personas que se reparten la cuota menor). 

De otro lado, el perfeccionamiento y expansión de los medios de información (radio, televisión, diarios, revistas, libros, películas) crea y acentúa cada día, en la conciencia de crecientes sectores de las grandes masas, la convicción de su miseria en comparación con otros pueblos y clases; las persuade de la injusticia de esa miseria y esa desigualdad; las torna peligrosamente impacientes ante la pers­pectiva de que el lento ritmo evolutivo del mejoramiento requerirá tal vez un siglo para que tal mejoramiento sea significativo; contri­buye a esclarecer que los pueblos y clases privilegiados mejoran todavía más su nivel a una velocidad mayor que la de los pueblos y clases deprimidos, por lo que la distancia entre unos y otros au­menta en vez de disminuir; y aviva, por todo esto, el descontento y la inconformidad.

LA ETAPA PELIGROSA: 

El cambio debe ser rápido, además, por otro motivo muy importante; y es que todo cambio sensible de una situación a otra, de una estructura a otra distinta, de un tipo de sociedad a otro nue­vo, provoca zozobra, origina desajustes y produce o no puede evitar un número de injusticias particulares. 

En circunstancias normales, estos inconvenientes se soslayan si el cambio se hace en forma muy paulatina, a ritmo muy lento, imperceptiblemente, es decir, por la vía volutiva. 

Pero si ese ritmo no es adecuado en las circunstancias presentes por las dos razones antes señaladas, lo aconsejable en­tonces es apresurar el cambio, reducir la duración del tránsito, acor­tar la etapa de la zozobra, el desajuste y la injusticia particular. 

El proceso de reemplazar un orden viejo por uno nuevo, por muy sincronizada que esté la obra de demolición con la de edificación, pasa siempre por momentos en que no hay un orden estable y consoli­dado, porque ha comenzado a morir el orden antiguo y todavía no está terminado de organizar el orden nuevo.



Nuestras Urgencias Partidarias: 

> CAPACITACIÓN PARA LA ACCIÓN POLÍTICA. 

> RECONSTITUCIÓN Y DESARROLLO DEL PARTIDO 

> REALIZACIÓN DEL PRÓXIMO CONGRESO NACIONAL. 

> RECUPERACIÓN DE LOS LOCALES DEL PARTIDO. 

> INSCRIPCIÓN DEL PARTIDO ANTE EL JURADO NACIONAL DE ELECCIONES. 
UNIDOS SI SE PUEDE
LA PATRIA DE HOY Y MAÑANA 
DEMOCRATA CRISTIANA

No hay comentarios: