lunes, 6 de febrero de 2012

SEÑOR PRIMER MINISTRO RESPETE A LOS GOBIERNOS LOCALES Y REGIONALES:


Hace poco el economista Paul Krugman, premio Nóbel de Economía les recordaba a los norteamericanos, especialmente republicanos, que el Estado no es una empresa, aunque algunos ilusos digan lo contrario, pretendiendo confundir a la población que la eficiencia es exclusiva va del sector privado. La administración del Estado y quienes la ejercen deben tener una serie de atributos adicionales y superiores a los de los gerentes de empresas privadas, aunque no siempre es así.

La naturaleza, intereses, objetivos, estrategias y políticas de uno u otra son diversos. La empresa privada busca la maximización de la rentabilidad; el Estado, la satisfacción  de los necesidades de la sociedad. En la empresa privada el poder se nutre de la propiedad del capital; en el Estado, de la soberanía popular. Los mecanismos de colaboración y toma de decisiones son distintas, sobretodo cuando las empresas no han pasado si quiera  el umbral de las nuevas concepciones administrativas con horizontes de planeamiento de largo plazo, responsabilidad social y condiciones superiores de cultura y clima organizacional.

Señor Primer Ministro, recuerde lo que sabe cualquier alumno del primer ciclo de la carrera profesional de Economía, que la Política Económica toma en cuenta, pero no de manera exclusiva, las orientaciones de la teoría económica, que ella responde principalmente a los intereses y objetivos nacionales, que son superiores y anteriores a los diversos enfoques de las diversas escuelas económicas, y que no hay teoría económica que no tenga como sustrato un enfoque doctrinario e ideológico, como se aprecia desde Adam Smith.

Recuerde, Señor Primer Ministro, que usted y todos los ministros de Estado, son políticos, cumplen función política, orientan o deben orientar la vida nacional en función a los mas altos y permanentes intereses y objetivos de la nacionalidad que son o deben ser la orientación básica de la política general del Estado y por tanto de la política económica.

NO VUELVA A DECIR QUE UD. Y LOS OTROS MINISTROS NO SON POLÍTICOS. Esto los devalúa ante el pueblo y el resto de naciones, a no ser que inconscientemente no se sienten dignos de ser políticos. No se confundan ni quieran confundir a los ciudadanos. Ayude a recatar el concepto y ejercicio digno de la Política. Ayude a rescatar y practicar la decencia y honorabilidad de la política y los políticos.

LA DEMOCRACIA CRISTIANA
PUEDE PRESENTAR UNA EXTRAORDINARIA
GALERÍA DE POLÍTICOS ESTADISTAS

No hay comentarios: