jueves, 16 de febrero de 2012

HONOR Y RESPETO A COMANDO CHAVÍN DE HUANTAR


Carlos A. La Rosa Lama


Honor y Respeto permanente a los heroicos miembros del Comando Chavín de Huántar, ejemplo de valor contra la demencial toma de la embajada del Japón por miembros del MRTA. Ninguno de ellos puede ser juzgado por sus actos heroicos en defensa de la democracia y el Estado del Derecho del Perú.
Exigimos conclusión inmediata del juicio a quienes ensuciaron la acción de los Comandos, con los resultados finales correspondientes , con respeto al debido proceso.

El presidente de la República es el  Jefe del Estado, representante de la Nación, Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas y Policía Nacional, y representante en última instancia de lo que hagan y dejen de hacer los trabajadores de la administración pública , sean del poder Ejecutivo, Poder Judicial o Poder Legislativo o de Organismos autónomos.

El presidente Humala y los demás peruanos hemos sido notificados de las acciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ante la corte interamericana sobre juicios planteados por ciudadanos peruanos contra el estado, lo cual representa un demérito ante el conjunto de naciones, independientemente de las correcciones, modificaciones y sustituciones que haya que introducir en la organización y funcionamiento de la comisión y la Corte, respectivamente, sin reducir, descuidar o desdeñar la defensa de todo ciudadano por fallas, errores y delitos de los Estados de América.

El presidente de la República, en uno de sus facultades constitucionales y legales, sobretdo si de por medio está el prestigio y buen nombre del Perú, sin que signifique ingerencia indebida en la “sacrosanta” independencia de los Poderes del Estado (Casi igual igual a la sacrosanta firmeza de los contratos - ley cuando el estado osa solicitarla), puede y debe urgir al presidente del Poder Judicial, para que los jueces ordinarios donde se encuentran estos casos sean vistos y resueltos en forma pronta,firme segura e ininterrumpida, de tal manera que se respete el debido proceso, se salvaguarde la potestad, del Poder Judicial del Perú.

Actuando con estándares iguales o superiores a los que considera la judicatura internacional, devimiento por tanto innecesarias e inaceptables cualquier acción o gestión en contrario por la CIDH.

Ni las autoridades del gobierno actual ni de los anteriores pueden actuar con ligereza cuando las instituciones internas no cumplen ni han cumplido eficientemente sus funciones, ayudando “Sin querer queriendo” a que el Estado del Perú, y no tal o cual juez sea juzagdo por ineficiente y violador de los derechos humanos, sin distinción alguna del ciudadano que acude precisamente porque muchos alegan “Así es es en el Perú.... La justicia tarda y no llega”.


Visita: INADPP

No hay comentarios: