viernes, 17 de febrero de 2012

Entre la moral y la economía el pueblo sigue pobre




Carlos A. La Rosa Lama

Mucho se habla de la crisis de valores actual, que efectivamente es cierta y se hace cada vez más fuerte en todos los niveles socioeconómicos , con distintas formas y manifestaciones.Pero de allí a decir que la existencia de pobres y muy pobres se debe causalmente a esta crisis, hay una distancia considerable, que puede llegar a constituir un mito o atajo que es necesario superar.

Como lo he sostenido reiteradamente en diversas ocasiones ante mis alumnos universitarios, en nuestro tiempo de estudiantes pocos textos de Administración o Economía incluían secciones o capítulos de ética y moral, por que se afirmaba, ingenuamente o no, que la economía y los negocios marchaban "por cuerda separada" de la ética. Pretendían sustentar tal afirmación diciendo o asumiendo como axioma(sin necesidad de demostrar) que sobretodo las empresas actuaban de acuerdo con los códigos de ética y conducta moral.  Usted, . lector o analista, puede sacar sus conclusiones.

En cambio, actualmente no hay texto de Economía o Administración, cuyo autor se precie de ser académicamente serio,que no incluya alguna sección o capítulo de Etica y Moral por considerarlo indispensable para explicar la causalidad y efectos de acciones, instituciones y fenómenos económicos.

Hay más pobres dedicados a actividades informales por su condición legal-tributarias (hasta ilegales delictivas) porque tienen escasas o nulas oportunidades de empleo o autoempleo por su escasa preparación para  trabajar como dependientes o constituir empresas. Hay,pues, una razón estrictamente económica que sirve de motor o impulso a la espiral de degradación económica-etica -económica , con las consecuencias sociales de una juventud frustrada y resentida que se expresa en forma abierta o encubierta, violencia y pandillaje, mellando el carácter estable y respetable de la sociedad y el Estado.

Por tanto, corresponde revisar al Maestro Adam Smith, padre de la Economía moderna, y reconocer su valioso aporte de la confluencia de Etica y Economía, lo cual es natural en un antiguo y distinguido catedrático de Moral, siendo un liberal distinguido.

La Democracia cristiana acepta, reconoce y postula  la defensa y cumplimiento de una Economía Humana
que respeta los derechos de las personas a vivir con dignidad, verdad y libertad, sin abusos ni explotaciones de unos contra otros, con iguales oportunidades de educación y empleo, con un Estado árbitro y regulador de las discrepancias por razones de mayor información y poder de decisión, con ingresos seguros como garantía del desarrollo personal  y familiar, con un desarrollo sustentable y sostenible.

En esta lucha estamos y proponemos que al evaluar proyectos de inversión, sobretodo estatales, se tome en cuenta preferentemente  aquellos "mano de obra intensivos" respecto a los "capital intensivos".


Una República con Economía Humana
Requiere fuerte a la Democracia Cristiana




Visita: INADPP

No hay comentarios: