martes, 7 de febrero de 2012

DEL INFORME DE LA VERDAD Y LA RECONCILIACION IV


Carlos A. La Rosa Lama

Hasta ahora nos hemos referido a Sendero Luminoso como el movimiento terrorista, sanguinario que irrumpió contra la sociedad y el Estado  del Perú, especialmente contra los más débiles y vulnerables, que dio lugar a excesos y delitos cometidos por parte de las fuerzas del Estado por errores y perversiones de jefes políticos y militares.

Pero también hay que tener en cuenta que el terrorismo fue practicado por el movimiento revolucionario Túpac Amaru desvirtuando y prostituyendo la característica de todo movimiento popular revolucionario y la memoria de nuestro precursor libertario Túpac Amaru. Nada justifica ni explica que el presidente de la República de entonces, antiguo amigo y compañero de partido político, el aprista Alan García, exclamara su admiración por este movimiento, su líder Polay y sus secuaces seguidores.

Encerrar, extorsionar y asesinar inicuamente a ciudadanos y ciudadanas del campo y la ciudad, sin la más mínima atención a la convivencia pacífica y el respeto a las personas, pueden ser aprobado y aceptado. Que la memoria individual y colectiva recuerde el terrorismo de todos aquellos que lo llevaron a cabo, que nunca más se repita, por la atenta presencia inteligente y eficiente del Estado, la organización firme y combativa de la población, el respeto de los derechos de los ciudadanos, las oportunidades de vivir con dignidad.

Que el Informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación sea tomada como base para la mejor expresión didáctica que ayuda a recordar lo que debemos recordar, superan y rechazan todo lo que atente contra la vida y la libertad de las personas y nadie pretenda impunemente aparecer como paladines de la Democracia sin dejar de ser demenciales terroristas de palabras y hechos, con los que enlutaron familias y poblaciones enteras del Perú.

Visita: INADPP

No hay comentarios: