jueves, 26 de enero de 2012

REFORMA DEL ESTADO Y CRISIS DE LOS VALORES

La Reforma del Estado debe tener alta productividad y rentabilidad en términos económicos, financieros, sociales y políticos. Para ello, debe ser hecha con calidad.


En los próximos años, la calidad no será una ventaja diferencial competitiva, pues las empresas o las instituciones que no la tengan, sencillamente manifestarán un nivel tal que serán declaradas “inservibles” y, por tanto, serán reemplazadas por otras que si la tengan.

Salvo que haya una consiente y voluntaria decisión de destruir, en los niveles que fuere, el Estado (lo que no creo este en la mente de los gobernantes ni de la sociedad civil), es indispensable que nos preparemos colectivamente de la mejor manera posible para llevar a cabo, la reforma del estado, partiendo de un diagnóstico lucido, base de una acertada gestión de calidad que luego habrá de ser auditada en un esquema de mejoramiento continuo, por la sociedad en su conjunto.

Hay que partir reconociendo que en la base de la crisis social, económica y política que padece nuestro país desde hace varios años, está la crisis institucional que, a su vez responde a una crisis de valores, habiéndose llegado incluso a la exaltación de anti valores, so pretexto de modernidad y “transculturación” de costumbres (mores, palabra latina que da origen a la palabra moral). Cabria decir como el ilustre romano: O tempora o mores. ¡Oh qué tiempos, oh qué costumbres!

Hay que tener en cuenta que los consumidores o usuarios son cada vez más enterados y exigentes, reclamando productos y servicios de calidad, que sean hechos con los más altos estándares de calidad y que sean verdaderos satisfactores de necesidades, deseos y expectativas. La honestidad de las empresas e instituciones no es más un añadido benévolo o graciosos que estas pueden, especialmente si se trata de la Reforma del Estado.



Carlos A. La Rosa Lama

1 comentario:

Anónimo dijo...

I agree with the complete abolition of the Peruvian state and of the Fujimorian state.

No one has to reform any state. That is a well-trodden road that everyone claims to be the best choice.

Why do you not wish to abolish the State?